lunes, 2 de mayo de 2011

Nadie escucha. Nadie mira. A nadie le importa lo que siente el otro. Atacar es más fácil que escuchar. Gritar es más fácil que abrir los ojos





1 comentario:

Flor Medina dijo...

Bueeeeeeeeeeenisimo negra (y)